Bebélfico

¿¡Cómo iba yo a saberlo!? Tantas gárgaras, sonidos y ruiditos graciosos y resulta que, desde hace meses, mi pequeña Piedra Pómez… ¡había inventado un idioma! Sorprendente, pero la cosa tiene truco.

Lucarius es tan avispado y sagaz que no iba a dejar que los malos pudieran saber que estaba diciendo, ya que de ser así, el mundo de la Luz correría grave peligro. Así que, ni corto ni perezoso, optó por inventar un complejo sistema cifrado de señas y sonidos para salvaguardar la paz en la galaxia.

Al principio no entendía muy bien que pasaba. Lucas no dejaba de emitir un sonido tras otro mirándome con detenimiento y yo, tonto de mí, tomaba la peor decisión posible: mirarle con cara extrañada y continuar mi partida al Fallout 4.

Su reacción era de frustración extrema. Parecía un pequeño tomate a punto de explotar y un enorme puchero se dibujaba en su rostro. “Tendrá hambre”, pensaba sin vacilación. Me levantaba tras dejar la partida en pausa, preparaba un biberón y después de media hora de gases, berrinches y algún que otro sonido extraño, se quedaba dormido y yo continuaba con la partida.

Cierto día que estaba acompañando a Frodo hacia Mordor, Lucas volvió a emitir esos misteriosos gorjeos. Le observé y opté por una decisión diferente: imitarle. Cual fue mi sorpresa cuando de repente me miró atentamente y me dedicó una preciosa sonrisa torcida. “¿Y si resulta que está tratando de decirme algo?”

Cogí el El Silmalirion y comencé a bucear en sus páginas hasta que encontré una constante. No sabía cómo, pero mi hijo había conseguido hacerse con parte del lenguaje Tolkiniano y se estaba comunicando conmigo.

Tanto Fallout como Frodo habían pasado a un segundo plano. Mi pequeña Piedra Pómez había conseguido lo impensable: inventar un idioma. Cogí papel y boli y tras horas y horas de conversación y risas dimos, juntos, con el bebélfico.

El bébelfico no es peligroso y se puede practicar en casa sin ayuda de profesionales. Tan solo propongo los siguientes trucos:

  1. Prestarle toda la atención del mundo. Nunca sabemos si, al igual que nuestro amigo el Almirante Ackbar, nos está advirtiendo de que algo es una trampa.
  2. Repetir sus códigos para asegurarnos de que el mensaje que nos transmite es correcto. No queremos mandar a nuestras tropas a un nido de Uruk-hai sin posibilidad de alcanzar la victoria.
  3. Tener a mano vuestro diccionario de bebélfico y no dudéis en incluir nuevas palabras. Cuantas más siglas y códigos, más difícil para el Lado Oscuro será descifrar las importantes órdenes de la Alianza Rebelde.
  4. Cuando os sonría, el mensaje que quería haceros llegar ha terminado. Apuntarlo en vuestro cuaderno de bitácora y mandarlo directo a la Enterprise para que llegue a todos los puntos de la galaxia.

Imaginaos. Gracias a utilizar estos simples trucos he ayudado a Frodo en su camino a Mordor (le fui chivando donde estaban los orcos). Ayudé a Finn y a Rey a encontrar la espada de Luke que andaba perdida por la galaxia y reparé, junto a Doc Brown, el condensador de fluzo de su Delorean.

Además, mi orgullo friki crece en todos los sentidos ya que he creado un lenguaje secreto y único con mi pequeña Piedra Pómez ¡Todo ventajas!

¿Ya tenéis el vuestro o todavía no os habéis puesto con ello?

¡Qué el ajo no se os atragante y cread vuestro propio bebélfico!

 

Anuncios

8 comentarios sobre “Bebélfico

Agrega el tuyo

    1. Siempre puedes aplastar a la rebelión con Star Wars: El Poder de la Fuerza. Y te lo digo en bajito que es muy de rebeldes. Los juegos de Lego STAR WARS son fantásticos e ideales para jugar con los más pequeños!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: