Bienvenido a la Liga de la Justicia

¡Y volvemos! Sé que han pasado varios meses sin contenido, pero entre unas cosas y otras me ha sido imposible ponerme a escribir. No voy a echar la culpa a Piedra Pómez – ¡solo faltaría! -, pero entre la creación de pociones de salud, nanas de Zelda y mini juegos a lo Mario Party, el tiempo que te queda es prácticamente nulo. Para conseguirlo todo y además tener un rato para escribir habría que ser un superhéroe.

Un momento… ¡pues claro! ¿Quién no daría toda su bolsa de rupias por pasar un día siendo Hulk y así poder cargar con todos los enseres de Lucarius sin problema? ¿Quién no sacaría todos sus ahorros de Gringotts por convertirse en Spiderman y apartar los peligros cercanos a Piedra Pómez con su lanzaredes? Se me hace la boca agua de solo pensarlo…

El problema, lamentablemente, es que esos poderes están lejos de nuestras posibilidades humanas y tan solo un milagro podría concedérnoslos. Molaría un montón, ¿verdad? Pues os voy a contar un secreto: yo soy Batman. Me he convertido en un superhéroe. ¿Cómo? Os preguntaréis. Pues está claro: por Lucarius. Piedra Pómez es la araña radioactiva que me picó mientras paseaba por los laboratorios de Oscorp. Es el rayo que me transformó en el hombre más rápido del universo. En definitiva, es el milagro que me convirtió en una persona que solo se ve en las páginas de los cómics.

Lo mejor es que no solo me ha otorgado un superpoder, sino que tengo una veintena que uso según la situación que se produzca. Bienvenidos a la crianza y salvaguardia de Piedra Pómez. Bienvenidos a la Liga de la Justicia.

  1. Superman: El hombre de acero me otorga superfuerza para poder cargar con todos los útiles que necesita Piedra Pómez en un solo día. No exagero si digo que lleva más cosas que Link en una de sus aventuras. También me ayuda a sortear terribles cuestas que parecen sacadas de una visita turística a Mordor mientras le doy un paseo en su pequeño Halcón Milenario.
  2. Batman: Me convierto en el Guardián de la Noche. Vigilo sus sueños mientras duerme. Me apresuro a ponerle el chupete si en algún momento de la noche cobra vida propia y decide abandonarle buscando nuevas aventuras. Le defiendo de los peligros de la oscuridad sin pensar en la comodidad de mi cama.
  3. Green Lantern: Utilizo la maravillosa imaginación de Hal Jordan para crear juguetes y diversión con mi anillo de poder. Un día puede ser una preciosa imitación de Hyrule hecha con bloques de plástico que no dura mucho en pie. Otro, un divertido minipark donde pueda gatear sin que ningún mal pueda hacerle daño.
  4. Flash: ¿Lucarius va directo a un peligro? Mi extrema velocidad me permite llegar antes que él y quitarlo de su camino. ¿Se va a caer del sofá? Mis inusitados reflejos impiden el accidente. ¿Se acaba de despertar de la siesta y ha empezado a llorar? Mi capacidad para viajar en el tiempo me hace prever la situación y llego antes de que suelte su primera lágrima.
  5. Aquaman: En estos meses de calor, lo que necesita vuestra Piedra es un buen baño ya sea en la bañera, en la piscina o en el mar y tener controlado el entorno es fundamental. Ser el Rey del Océano es clave para conseguirlo. De vuestra destreza depende que sortee las olas como un pro de Wave Race 64 o consiga las dichosas estrellas de los mundos de agua de Mario 64. No os olvidéis de los manguitos y más importante aún: ponerle la túnica azul de Link. Así podrá respirar bajo el agua y no tendremos ningún accidente.
  6. Ciborg: ¿Vuestra Piedra se encuentra mal y no sabéis que le pasa? Gracias a nuestra mente que funciona como una todopoderosa computadora, podemos rastrear en Internet cuál puede ser el origen del problema y encontrar la solución más rápido que Google.
  7. Wonder Woman: Lo que tengo claro es que los hombres no podemos ser madres, pero algo podemos aprender de ellas. Los poderes de la mujer maravilla me ofrecen más paciencia que la que tiene Peach esperando que Mario la rescate cuando algo le duele y está incómodo, más sabiduría que la princesa Zelda para saber que es lo que tengo que hacer en cada momento y más aplomo, arrojo y valentía que la teniente Ripley en su lucha contra el Alien para enfrentarme a un pañal al que podemos denominar como… complicado.

Vosotros, ¿qué superpoder tenéis? ¿Cuál es vuestro punto fuerte?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: