Cincuenta sombras de Vader

Todos somos humanos. Todos cometemos errores. Incluso nuestro experimentado cazador de Bloodborne puede fallar un parry que le lleve a su trágico final si tiene un mal día. Existen fechas señaladas en las que nuestra Luz se oscurece y podemos percibir a los Sith en las sombras, riéndose y frotándose las manos. Impacientes por desenvainar su sable láser y atacar a nuestras defensas para intentar robarnos la Trifuerza. Valor, sabiduría y poder son tres elementos que no pueden faltar en nuestro crianza, pero muchas veces una de ellas se apaga, se difumina y acabamos pulsando Equis cuando tocaba darle al Cuadrado.

La crianza es, en ocasiones, como un viaje a Mordor. Está plagado de momentos duros, difíciles, que hace que nos cuestionemos si estamos yendo por el camino correcto. Si tirar el Anillo Único es de verdad lo que necesitamos hacer con nuestra vida, pero es nuestra misión. Como diría Gandalf, es lo que hemos decidido hacer con el tiempo que se nos ha dado y debemos vencer a la Oscuridad como bien podamos. Nosotros hemos identificado cuatro poderosos Sith que nos atormentan cada día y contra los que luchamos, sable láser en mano, para convertirnos en mejores padres y, por ende, en mejores personas. Vamos con ello:

  1. Despertamos con la equis izquierda: no logramos vencer a Logarius tras 700 intentos, el Emperador nos ha dicho que no estamos siguiendo al pie de la letra las enseñanzas Sith o simplemente nos hemos levantado con peor humor que Rompe Ralph. Son cosas del día a día que hacen que baje nuestros puntos de Aguante y se lo traslademos a nuestras Piedras. Lo más importante es que le expliques cómo te sientes de forma que lo pueda entender. No hagas como Dumbledore y te pases guardando un secreto vital durante más de 5 años por querer protegerle. Hazle saber que las personas tenemos altibajos y que, aunque tú estés así, no es culpa suya. Te lo agradecerá seguramente con un plásmido vigorizante en forma de abrazo que te hará ver el final del día de otra manera completamente distinta.
  2. El bug molesto: tu cabeza no está en su sitio. Hay algo que te preocupa y te molesta. Actúa prácticamente como Navi repitiéndote constantemente Listen! Listen! cuando ya sabes lo que tienes que hacer. Puede deberse a que tu protagonista no pueda comprar esa preciosa espada de la herrería por falta de dinero o vete tú a saber qué. Es un elemento frustrante que ocupa mucho espacio mental y tu mente se vaya a Internet para saber cómo puedes solucionar el problema. No gastes tus puntos de maná aquí. Llena la botella cuanto más puedas y dásela a tu piedra. Dejarás de darle importancia a ese bug y ganarás tiempo de calidad con tu pequeño convirtiendo ese fallo que te preocupa en el mejor glitch posible.
  3. Objetos no desechables: cuando empezamos una nueva aventura con nuestras piedras llevamos la mochila más llena que Link cuando acaba el juego y lo peor: muchos de esos objetos no son desechables. Existen muchas cosas que, al configurar tu personaje inicial, te vienen predefinidas y no te gusten ni un pelo, pero siempre puedes ir subiendo de nivel, poco a poco, para lograr desterrarlas al olvido. Cada Maestro Jedi fue en su día Aprendiz y llenó su mochila tanto lo bueno como lo malo de aquellos días de Padawan. Lo importante es que absorbas lo positivo y identifiques todo lo que te acerca al Lado Oscuro para poder luchar contra ello. Crea a tu propio personaje y defínelo para el futuro que quieras conseguir. Así lograrás avanzar.
  4. La sombra de Link: ¿Existe un desafío más duro que el enfrentamiento de Link contra su propia sombra en el Templo del Agua? La verdad es que es complicado encontrarlo. Se trata de un ente que copia e imita todos nuestros movimientos y actitudes. Si tienes el escritorio del ordenador lleno de documentos y nombres random, ¿Cómo puedes pedirle a tu piedra que trabaje en ordenar su Batcueva? Es el enemigo más difícil del juego sin lugar a dudas, pero si Link pudo vencer en la batalla más complicada de su vida, ¿Por qué no vas a poder tú?

El camino hacia la luz está plagado de pequeñas sombras y es importante que le pidáis prestado a Luigi su linterna para iluminar todos esos espacios. Está claro que hay días que son del Lado Oscuro, pero… La Fuerza siempre está ahí para acompañarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: